AVISO IMPORTANTE Saber más

Rutas Bus Turístico Oficial

separator
separator

Con Madrid City Tour descubrirá la ciudad desde una nueva perspectiva. El bus turístico le permitirá tener una visión general, que incluye los sitios más emblemáticos. Madrid en la palma de la mano es ya una realidad.

4 rutas en Madrid City Tour
icon map

Ruta 1 Madrid Histórico

Descubre la ciudad de Madrid más histórica y emblemática. Este recorrido te llevará a explorar el corazón de Madrid, a recorrer el magnífico Paseo del Prado, y a admirar las joyas arquitectónicas de la realeza de los Austrias.

icon time
10:00 - 18:00
icon interval
20-30 Min
icon stops
16 paradas
icon itinerary
1:30 horas
icon map

Ruta 1 Madrid Histórico Ampliada

Explora todos los puntos turísticos de la Ruta 1 Madrid Histórico así como aquellos monumentos más alejados del centro y que bien merecen su visita durante su estancia en Madrid. Esta ruta te acercará a los históricos Puente de Segovia y Puente de Toledo.

icon time
10:05 | 14:30
icon interval
Dos salidas
icon stops
22 paradas
icon itinerary
1:45 horas
icon map

Ruta 2 Madrid Moderno

Descubre el Madrid más nuevo e innovador: de la Estación de Atocha a Nuevos Ministerios y de la Puerta de Alcalá a la Puerta del Sol. Descubra las obras arquitectónicas más contemporáneas de la capital en un itinerario que te acercará al Museo Reina Sofía, las Torres Colón, entre otros.

icon time
10:00 - 18:00
icon interval
20-30 Min
icon stops
16 paradas
icon itinerary
1:10 horas
icon map

Ruta 2 Madrid Moderno Ampliada

Recorre todos los puntos turísticos de la Ruta 2 Madrid Moderno así como otros monumentos indispensables: las imponentes Torres KIO, la grandiosa Plaza de Toros de Las Ventas, el moderno Palacio de Deportes, el palaciego Casón del Buen Retiro y a la emblemática Estación de Atocha.

icon time
12:30 | 16:30
icon interval
Dos salidas
icon stops
20 paradas
icon itinerary
1:45 horas

Pintores como El Greco, Murillo, Zurbarán, Rafael, Velázquez o Rubens tienen sus obras en el Museo del Prado. La colección actual está formada por aproximadamente 7.600 pinturas, 1.000 esculturas, 4.800 estampas y 8.200 dibujos. Cifras que convierten este museo en la mejor pinacoteca del mundo. El edificio fue mandado construir por Carlos III como Real Gabinete de Historia Natural en 1785. El rey Fernando VII decide convertirlo en Real Museo de Pinturas y Esculturas siendo inaugurado en 1819.

La Puerta de Alcalá es uno de los lugares más conocidos de Madrid que fue mandada construir en 1769 por el rey Carlos III. El rey la encargó a Sabatini para conmemorar su llegada a la capital en 1778. La Puerta de Alcalá es una de las que se construyeron para entrar en la ciudad de Madrid cuando todavía existían las cercas. Sabatini diseñó una estructura que consta de cinco arcos, tres de ellos de medio punto y otros dos, emplazados en los extremos, arquitrabados.

El Barrio de Salamanca debe su nombre al marqués de Salamanca, uno de sus promotores. Este barrio fue trazado por Carlos María de Castro dentro del Plan de Ensanche de Madrid comenzado en 1860. En él encontramos importantes galerías de arte, tiendas de moda de grandes firmas, joyerías o tiendas de anticuarios entre otras. En este barrio se encuentra el Palacio de los Deportes de Madrid, las Viviendas Velázquez, la Plaza de Toros de Las Ventas y los Jardines del Descubrimiento.

La calle de Goya termina en la Plaza de Colón y en el centro de esta plaza está el monumento a Cristóbal Colón que fue construido entre 1881 y 1885. Se levantó para celebrar el matrimonio del rey Alfonso XII con doña María de las Mercedes de Orleáns.
Este monumento destaca por su perfecta integración con la plaza en la que está situado, con una hermosa zona ajardinada, estanques y una gran cascada. Junto a la Plaza de Colón se alza la Biblioteca Nacional que destaca por su amplia escalinata exterior y su fachada principal.

Es una de las plazas más animadas, conocidas y bellas de Madrid y en ella se sitúan monumentos emblemáticos como la Fuente y el Palacio de Cibeles. Ocupando el centro de la plaza está la Fuente de Cibeles, símbolo de Madrid.
Diosa de la naturaleza y protectora del pueblo, este conjunto escultórico fue diseñado por Ventura Rodríguez en 1777. También en esta plaza se encuentra el Palacio de Cibeles (sede actual del Ayuntamiento) que alberga el espacio cultural CentroCentro y la Galería de Cristal.

Al pasear por la Gran Vía pueden ir viendo cómo evoluciona la arquitectura madrileña a lo largo del siglo XX con algunos de los edificios más elegantes de Madrid. El 4 de abril de 1910 comenzaron las obras de construcción acudiendo al acto el rey Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia. La Gran Vía incluye algunos edificios tan emblemáticos como el Metrópolis, la sede de Telefónica, el Casino, el Edificio Capitol, Plaza del Callao y el Cine Callao.

La Gran Vía es una de las principales calles de Madrid, lugar en el que se encuentra ocio, turismo y comercio. El tramo entre Plaza de Callao y Plaza de España destaca por sus cines y teatros.

La Gran Vía de Madrid fue planeada como área recreativa y comercial. En el tramo entre la red de San Luis y la Plaza del Callao se pueden encontrar numerosas tiendas de moda de marcas internacionales que ocupan antiguos edificios.

Plaza de España comenzó a urbanizarse en la década de 1920, sobre los antiguos terrenos de la casa del Príncipe Pío. En el centro de la plaza está el monumento a las Letras Españolas con Miguel de Cervantes, Don Quijote y Sancho Panza. Plaza de España está flanqueada por dos edificios emblemáticos de la ciudad: la Torre de Madrid y el Edificio España, que conforman uno de los conjuntos arquitectónicos más interesantes de la capital.

Situado durante siglos en tierras egipcias, esta construcción, que data del siglo II a.C., es un regalo de Egipto a España. En 1968 llegó a Madrid, donde puede admirarse en el Parque de la Montaña, muy cerca de la Plaza de España. Este monumento, rodeado de una hermosa fuente y jardines, es el más antiguo de la capital madrileña, y cuenta con un vestíbulo, varias capillas y una terraza en la planta superior, además de mantener la decoración original en su interior.

Con la parada Puerta de San Vicente podrás admirar una de las pocas puertas monumentales que aún quedan en Madrid. Se encuentra ubicada en la glorieta de San Vicente y es una replica de la original, construida en 1775 por el arquitecto italiano Francesco Sabatini (a Sabatini también le debemos la Puerta de Alcalá) por encargo de Carlos III. Debido al crecimiento de la ciudad, la puerta fue desmontada en 1890; y nuevamente reconstruida en 1995 para devolver este monumento a la ciudad.

La Puerta de San Vicente está situada en un lugar privilegiado, entre el parque Madrid Río y la subida a Plaza de España. y por tanto, muy carca del Campo del Moro, del Palacio Real y del Parque del Oeste.

Con 19 metros de altura e inaugurada en 1827, se trata de la última puerta monumental que se levantó en Madrid. Esta impresionante construcción en granito comenzó a erigirse en 1812 por orden de José Bonaparte. Un año después, tras la retirada del ejército francés de España, la obra continuó, y la Puerta de Toledo se convirtió en el lugar de recepción del rey Fernando VII, como queda recogido en uno de los frisos. El monumento consta de un arco central de medio punto, dos puertas adinteladas y una decoración con columnas.

La Basílica de San Francisco el Grande, obra clasicista del siglo XVIII, está levantada sobre un antiguo convento que, según la leyenda, fundó el propio San Francisco de Asís en el siglo XIII. El rey Carlos III ordenó construir este nuevo templo, proyectado por Francisco Cabezas en 1761 y culminado por Francisco Sabatini y Miguel Fernández en 1784. De fachada soberbia y vertical, el exterior del edificio destaca por su inmensa cúpula de 33 metros de diámetro

A lo largo de su historia ha tenido diferentes nombres hasta 1848 que se la denomino calle Colegiata une la calle de Toledo con la Plaza de Tirso de Molina.
El Nombre actual hace referencia a la Colegiata de San Isidro . La Colegiata de San Isidro es un templo católico del siglo XVII que alberga los restos del patrón de la ciudad y de su esposa. Fue Catedral de Madrid hasta que se consagró la Catedral de la Almudena en 1992.

En esta parada muy cerca de ella puede encontrar la Plaza Mayor.

La Calle de Atocha discurre desde la Plaza de la Provincia hasta la Plaza del Emperador Carlos V. La calle de Atocha ha sido uno de los ejes fundamentales de Madrid a lo largo de su historia. La cultura se respira en cada rincón del entorno de Atocha, no sólo en la Cuesta de Moyano, sino en el propio Barrio de Las Letras, la zona de Madrid donde vivieron los grandes escritores del Siglo de Oro de la Literatura española. En esta zona encontraremos restaurantes y bares de lo más tradicional hasta los más vanguardistas.

El Jardín Botánico fue fundado por Fernando VI en 1755. Diseñado por los arquitectos Francisco Sabatini y Juan de Villanueva, entre sus elementos destacan la Puerta de Murillo, la del Rey y el Pabellón Villanueva. La belleza de su trazado neoclásico y su ubicación en el centro de la ciudad lo convierten en uno de los más singulares jardines botánicos de Europa. Desde el Jardín Botánico se llega al Museo del Prado que alberga muchas de las obras maestras de grandes pintores como El Greco, Velázquez, Goya, El Bosco, Tiziano, Van Dyck o Rembrandt.

Pintores como El Greco, Murillo, Zurbarán, Rafael, Velázquez o Rubens tienen sus obras en el Museo del Prado. La colección actual está formada por aproximadamente 7.600 pinturas, 1.000 esculturas, 4.800 estampas y 8.200 dibujos. Cifras que convierten este museo en la mejor pinacoteca del mundo. El edificio fue mandado construir por Carlos III como Real Gabinete de Historia Natural en 1785. El rey Fernando VII decide convertirlo en Real Museo de Pinturas y Esculturas siendo inaugurado en 1819.

La Puerta de Alcalá es uno de los lugares más conocidos de Madrid que fue mandada construir en 1769 por el rey Carlos III. El rey la encargó a Sabatini para conmemorar su llegada a la capital en 1778. La Puerta de Alcalá es una de las que se construyeron para entrar en la ciudad de Madrid cuando todavía existían las cercas. Sabatini diseñó una estructura que consta de cinco arcos, tres de ellos de medio punto y otros dos, emplazados en los extremos, arquitrabados.

El Barrio de Salamanca debe su nombre al marqués de Salamanca, uno de sus promotores. Este barrio fue trazado por Carlos María de Castro dentro del Plan de Ensanche de Madrid comenzado en 1860. En él encontramos importantes galerías de arte, tiendas de moda de grandes firmas, joyerías o tiendas de anticuarios entre otras. En este barrio se encuentra el Palacio de los Deportes de Madrid, las Viviendas Velázquez, la Plaza de Toros de Las Ventas y los Jardines del Descubrimiento.

La calle de Goya termina en la Plaza de Colón y en el centro de esta plaza está el monumento a Cristóbal Colón que fue construido entre 1881 y 1885. Se levantó para celebrar el matrimonio del rey Alfonso XII con doña María de las Mercedes de Orleáns.
Este monumento destaca por su perfecta integración con la plaza en la que está situado, con una hermosa zona ajardinada, estanques y una gran cascada. Junto a la Plaza de Colón se alza la Biblioteca Nacional que destaca por su amplia escalinata exterior y su fachada principal.

Es una de las plazas más animadas, conocidas y bellas de Madrid y en ella se sitúan monumentos emblemáticos como la Fuente y el Palacio de Cibeles. Ocupando el centro de la plaza está la Fuente de Cibeles, símbolo de Madrid.
Diosa de la naturaleza y protectora del pueblo, este conjunto escultórico fue diseñado por Ventura Rodríguez en 1777. También en esta plaza se encuentra el Palacio de Cibeles (sede actual del Ayuntamiento) que alberga el espacio cultural CentroCentro y la Galería de Cristal.

Al pasear por la Gran Vía pueden ir viendo cómo evoluciona la arquitectura madrileña a lo largo del siglo XX con algunos de los edificios más elegantes de Madrid. El 4 de abril de 1910 comenzaron las obras de construcción acudiendo al acto el rey Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia. La Gran Vía incluye algunos edificios tan emblemáticos como el Metrópolis, la sede de Telefónica, el Casino, el Edificio Capitol, Plaza del Callao y el Cine Callao.

La Gran Vía es una de las principales calles de Madrid, lugar en el que se encuentra ocio, turismo y comercio. El tramo entre Plaza de Callao y Plaza de España destaca por sus cines y teatros.

La Gran Vía de Madrid fue planeada como área recreativa y comercial. En el tramo entre la red de San Luis y la Plaza del Callao se pueden encontrar numerosas tiendas de moda de marcas internacionales que ocupan antiguos edificios.

Plaza de España comenzó a urbanizarse en la década de 1920, sobre los antiguos terrenos de la casa del Príncipe Pío. En el centro de la plaza está el monumento a las Letras Españolas con Miguel de Cervantes, Don Quijote y Sancho Panza. Plaza de España está flanqueada por dos edificios emblemáticos de la ciudad: la Torre de Madrid y el Edificio España, que conforman uno de los conjuntos arquitectónicos más interesantes de la capital.

La calle Princesa tomó este nombre por la Princesa de Asturias, María Isabel Francisca de Asís, quién ostentó el título de Princesa de Asturias hasta el nacimiento de su hermano Alfonso XII, y desde la proclamación de éste hasta el nacimiento de su primera hija María de las Mercedes.
Princesa es una de las vías más comerciales de Madrid. Continuación de la Gran Vía, esta calle acoge tiendas de las principales cadenas de moda así como pequeñas zapaterías y comercios especializados en complementos.

La Plaza de la Moncloa se encuentra en el oeste de Madrid. En ella se aprecian edificios de estilo neoherreriano construidos en la época de Franco como el edificio del Cuartel General del Ejército del Aire, el Arco de la Victoria o el Faro de Moncloa. El Arco de la Victoria se realizó por orden de Franco como conmemoración de la victoria en la Guerra Civil Española. Un poco más adelante se ubica el Faro de la Moncloa, torre de iluminación y comunicaciones del Ayuntamiento de Madrid.

El Teleférico ofrece a madrileños y turistas la posibilidad de sobrevolar la ciudad y contemplar desde el aire una de sus partes más históricas pero también la más verde. Monumentales edificios, infraestructuras viarias y parques y jardines quedarán a sus pies para ofrecerles una de las vistas más evocadoras de la ciudad. Las ochenta cabinas con las que cuenta la instalación recorren los 2.5 kilómetros que separan la Estación de Rosales y la Estación de Casa de Campo.

Situado durante siglos en tierras egipcias, esta construcción, que data del siglo II a.C., es un regalo de Egipto a España. En 1968 llegó a Madrid, donde puede admirarse en el Parque de la Montaña, muy cerca de la Plaza de España. Este monumento, rodeado de una hermosa fuente y jardines, es el más antiguo de la capital madrileña, y cuenta con un vestíbulo, varias capillas y una terraza en la planta superior, además de mantener la decoración original en su interior.

Con la parada Puerta de San Vicente podrás admirar una de las pocas puertas monumentales que aún quedan en Madrid. Se encuentra ubicada en la glorieta de San Vicente y es una replica de la original, construida en 1775 por el arquitecto italiano Francesco Sabatini (a Sabatini también le debemos la Puerta de Alcalá) por encargo de Carlos III. Debido al crecimiento de la ciudad, la puerta fue desmontada en 1890; y nuevamente reconstruida en 1995 para devolver este monumento a la ciudad.

La Puerta de San Vicente está situada en un lugar privilegiado, entre el parque Madrid Río y la subida a Plaza de España. y por tanto, muy carca del Campo del Moro, del Palacio Real y del Parque del Oeste.

Es el puente más antiguo de Madrid y daba paso sobre el Manzanares al camino de Segovia, uno de los principales accesos a la capital. Su construcción se inicia bajo el reinado de Felipe II en 1574 y está a cargo del Maestro Mayor de Obras, Gaspar de Vega. A la muerte del arquitecto en 1577, con el puente en los cimientos, Juan de Herrera se hace cargo de las obras realizando nuevos diseños. El puente está formado por nueve ojos en arco de medio punto y construido con sillares almohadillados de granito.

En esta zona hay dos puentes muy antiguos: el de Segovia, construido en granito con nueve arcos de medio punto; y el de Toledo, mandado construir por Felipe IV, también con nueve arcos y construido también con piedra de granito. Además, Madrid Río es un enorme enclave lúdico y cultural tanto por los monumentos históricos e instalaciones de ocio y cultura que alberga, como por ser punto de referencia desde el que poder contemplar y entrar en contacto con el Madrid monumental.

El actual puente se levantó en el lugar donde se alzaba un puente anterior, destruido por las riadas. Fue levantado en el siglo XVIII por Pedro de Ribera. Se compone de nueve arcos de medio punto y está realizado con sillares de granito. Aquí se encuentra también la Puerta de Toledo, la última puerta monumental que se levantó en Madrid en 1827. Consta de un arco central de medio punto, dos puertas adinteladas y una decoración con columnas, con un grupo de esculturas en lo alto y un escudo de armas de la villa.

Con 19 metros de altura e inaugurada en 1827, se trata de la última puerta monumental que se levantó en Madrid. Esta impresionante construcción en granito comenzó a erigirse en 1812 por orden de José Bonaparte. Un año después, tras la retirada del ejército francés de España, la obra continuó, y la Puerta de Toledo se convirtió en el lugar de recepción del rey Fernando VII, como queda recogido en uno de los frisos. El monumento consta de un arco central de medio punto, dos puertas adinteladas y una decoración con columnas.

La Basílica de San Francisco el Grande, obra clasicista del siglo XVIII, está levantada sobre un antiguo convento que, según la leyenda, fundó el propio San Francisco de Asís en el siglo XIII. El rey Carlos III ordenó construir este nuevo templo, proyectado por Francisco Cabezas en 1761 y culminado por Francisco Sabatini y Miguel Fernández en 1784. De fachada soberbia y vertical, el exterior del edificio destaca por su inmensa cúpula de 33 metros de diámetro

A lo largo de su historia ha tenido diferentes nombres hasta 1848 que se la denomino calle Colegiata une la calle de Toledo con la Plaza de Tirso de Molina.
El Nombre actual hace referencia a la Colegiata de San Isidro . La Colegiata de San Isidro es un templo católico del siglo XVII que alberga los restos del patrón de la ciudad y de su esposa. Fue Catedral de Madrid hasta que se consagró la Catedral de la Almudena en 1992.

En esta parada muy cerca de ella puede encontrar la Plaza Mayor.

La Calle de Atocha discurre desde la Plaza de la Provincia hasta la Plaza del Emperador Carlos V. La calle de Atocha ha sido uno de los ejes fundamentales de Madrid a lo largo de su historia. La cultura se respira en cada rincón del entorno de Atocha, no sólo en la Cuesta de Moyano, sino en el propio Barrio de Las Letras, la zona de Madrid donde vivieron los grandes escritores del Siglo de Oro de la Literatura española. En esta zona encontraremos restaurantes y bares de lo más tradicional hasta los más vanguardistas.

El Jardín Botánico fue fundado por Fernando VI en 1755. Diseñado por los arquitectos Francisco Sabatini y Juan de Villanueva, entre sus elementos destacan la Puerta de Murillo, la del Rey y el Pabellón Villanueva. La belleza de su trazado neoclásico y su ubicación en el centro de la ciudad lo convierten en uno de los más singulares jardines botánicos de Europa. Desde el Jardín Botánico se llega al Museo del Prado que alberga muchas de las obras maestras de grandes pintores como El Greco, Velázquez, Goya, El Bosco, Tiziano, Van Dyck o Rembrandt.

En el Paseo del Prado se levanta la Fuente de Neptuno. Por orden del rey Carlos III, Juan Pascual de Mena comenzó a crear esta escultura de mármol en 1780, y en 1786 su discípulo José Rodríguez finalizó la obra. La figura aparece de pie sobre un carro, tirado por dos caballos marinos, rodeados de delfines. Muy cerca se sitúan numerosos edificios emblemáticos como el Hotel Palace, el Palacio de Villahermosa, el Museo del Prado, el Hotel Ritz, el Congreso de los Diputados y, más al fondo, la Iglesia de San Jerónimo el Real.

Es una de las plazas más animadas, conocidas y bellas de Madrid y en ella se sitúan monumentos emblemáticos como la Fuente y el Palacio de Cibeles. Ocupando el centro de la plaza está la Fuente de Cibeles, símbolo de Madrid. Diosa de la naturaleza y protectora del pueblo, este conjunto escultórico fue diseñado por Ventura Rodríguez en 1777. También en esta plaza se encuentra el Palacio de Cibeles (sede actual del Ayuntamiento) que alberga el espacio cultural CentroCentro y la Galería de Cristal.

La calle de Goya termina en la Plaza de Colón y en el centro de esta plaza está el monumento a Cristóbal Colón que fue construido entre 1881 y 1885. Se levantó para celebrar el matrimonio del rey Alfonso XII con doña María de las Mercedes de Orleáns. Este monumento destaca por su perfecta integración con la plaza en la que está situado, con una hermosa zona ajardinada, estanques y una gran cascada. Junto a la Plaza de Colón se alza la Biblioteca Nacional que destaca por su amplia escalinata exterior y su fachada principal.

Aquí encontrarán el Museo de Arte Público, antiguo Museo de Esculturas. Situado bajo el paso elevado que une las calles de Juan Bravo y Eduardo Dato, contiene una excelente colección de escultura abstracta española. El propósito del museo era recuperar un espacio urbano para uso común, convirtiéndolo en zona de paso, descanso y esparcimiento y acercar al público el arte abstracto español. Para salvar el desnivel del terreno, el museo está estructurado en tres niveles que descienden suavemente desde la calle Serrano hasta el paseo de la Castellana.